La pobreza evangélica

Sostenía san Ambrosio: "no toda pobreza es santa, ni todas las riquezas son pecaminosas". La pobreza es el fruto del desprendimiento de los bienes materiales y lleva a ayudar a los demás con esos bienes por amor a Dios. Tener dinero, no es bueno ni malo. Moralmente se vuelve dañino, solamente cuando despilfarramos en tonterías … Sigue leyendo La pobreza evangélica

Anuncios